Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Mantillas

Antes de hablarte sobre las mantillas, te voy a indicar la diferencia que existe con el velo.

El velo tiene sus orígenes en Francia y está confeccionado con un tejido ligero y casi transparente dando un aspecto neblinoso al rostro de la novia.  Acostumbran a utilizar tejidos tipo organiza, chantilly o tul de seda y pueden estar adornados con  detalles, bordados, encajes, puntillas… La tradición marca que sean largos y sencillos, que cubran la cara de la novia y los hombros en el caso que éstos vayan al descubierto.

La mantilla es una prenda tradicionalmente española. Su diferencia con el velo, es que la mantilla está enteramente bordada y que su colocación y sujeción varia en función del estilismo de la novia y sus gustos, pudiendo conseguir con ella maravillosos looks en combinación con tocados joya , peinetas, broches, joyas familiares… Son piezas  artesanales hechas a mano con hilos de seda lo que las convierte en piezas únicas.

Se confeccionan con chantilly, organza o blonda  como el velo y una de sus características es que está permitido lucirlas también por las invitadas.

Puedes colocarla de varias maneras,  con peineta, al estilo goyesco, sujeta a la melena o a un recogido, al estilo pirata, debajo de un moño…  Pero para evitar su vuelo es conveniente fijarla al vestido en la zona de los hombros. Su utilización queda reducida a la ceremonia.

Debe lucirse con vestidos sencillos, rectos y sin encajes ni bordados, o corres el riesgo de que el conjunto se vea demasiado recargado y pierda elegancia. Los vestidos de corte sirena encajan perfectamente con ella.

Es una pieza de increíble elegancia.

Marta

Encarnita Berrio

Beatriz Álvaro

Encarnita Berrio

 

A %d blogueros les gusta esto: